Decenas de miles pidieron respeto al estado de derecho en Argentina

por Redacción Pressenza.COM / Fotos de Javier Martínez

Durante la madrugada del jueves fue detenido el excandidato a vicepresidente Carlos Zannini en la austral provincia de Santa Cruz, algunas horas más tarde en Isidro Casanova, provincia de Buenos Aires, sacaron de la cama a Luis D’Elía y se lo llevaron detenido.

Los medios de comunicación anunciaban a los cuatro vientos que el juez Claudio Bonadío también había dictado prisión preventiva para la senadora y expresidenta Cristina Fernández por la causa que la denuncia por traición a la patria por haber intentado firmar un memorándum de entendimiento con la República Islámica de Irán para avanzar en la investigación del atentado de la DAIA/AMIA de 1994 que continúa impune.

Lo ridículo de la judicialización de una medida de política exterior que ni siquiera llegó a efectivizarse, dejó de relieve la intencionalidad política de esta arremetida contra líderes de la oposición política, social y sindical en la Argentina.

Las detenciones arbitrarias se amontonan en el expediente del gobierno de Mauricio Macri y ahora hay que lamentar víctimas fatales de operativos represivos de las fuerzas de seguridad.

A lo largo de la jornada del jueves varias organizaciones políticas y sociales convocaron a encontrarse en Plaza de Mayo para defender el estado de derecho en la Argentina. Como cada jueves las Madres de Plaza de Mayo estaban allí y se plegaron decenas de miles de personas a la Marcha de la Resistencia convocada por la Asociación Madres que dirige Hebe de Bonafini.

Por la tarde se realizaron en el Congreso una conferencia de prensa de Cristina Fernández de repudio a la persecución política que se lleva adelante en el país y en la sede de Unidos y Organizados, convocada por el partido MILES para denunciar la arbitrariedad de la detención de su referente político Luis D’Elía.

A la plaza llegaron columnas partidarias, pero sobre todo personas que espontáneamente sintieron la necesidad de dejar constancia del malestar que generan las políticas represivas del gobierno de la Alianza Cambiemos. Una enorme diversidad se entrelazó en la defensa de la democracia en Argentina, debemos ser cada vez más.