El Partido Humanista insistió por la libertad de Milagro Sala

Publicado

Los precandidatos a diputados por el Partido Humanista, Juan Pedro Esponda y Jésica Maggio, reafirmaron el pedido de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que solicita se otorgue la prisión domiciliaria o la libertad con fiscalización electrónica a la dirigenta de la Organización Barrial Tupac Amaru, Milagro Sala.

NUEVAREGION.COM · Política · Argentina · por DiarioTextual.com / La Pampa

Reclamaron que el gobierno nacional y el gobierno de Jujuy hagan cumplir esta solicitud prontamente e insistieron que “es llamativo” que no solo la CIDH, sino la OEA, la ONU, Aministía Internacional y otros organismos aprueben la libertad inmediata de la dirigenta, lo que demuestra a las claras que el gobierno Macrista y el provincial de Gerardo Morales, están “actuando con saña y con escandaloso criterio discriminador” en este caso.

Por otra parte, los humanistas alertaron a la ciudadanía sobre el accionar represivo del actual gobierno, a la par que se va ajustando económicamente y perjudicando a las clases mas populares y favoreciendo a los sectores mas ricos de nuestros país.

Esponda y Maggio reccordaron finalmente que si bien el pedido y recomendación de la CIDH no es vinculante para la justicia local, constituye una obligación moral y política para que el gobierno libere inmediatamente a la dirigente Jujeña.

La medida cautelar ante la CIDH había sido solicitada por el CELS, Amnistía Internacional y el equipo de abogados de Sala, quienes habían expresado preocupación por la “irregular privación de libertad” de la diputada del Parlasur, indicando que se vulneraban estándares internacionales “como las disposiciones de las Reglas de Mandela o de los Principios y Buenas Prácticas para la Protección de las Personas Privadas de Libertad en las Américas”.

Milagro Sala fue detenida el 6 de enero de 2016 en Jujuy y condenada a tres años de prisión en suspenso por “instigación” al escrache realizado al entonces senador radical Gerardo Morales.

Posteriormente el Grupo de Trabajo sobre Detenciones Arbitrarias de la ONU consideró que Sala debía ser liberada “inmediatamente”, a la vez que la procuradora Alejandro Gils Carbó consideró oportunamente que la prisión preventiva de Sala “es ilegal y debe ser dejada sin efecto”, mientras que se espera que la Corte Suprema se expida prontamente sobre este caso.