La próxima versión de Windows 10 protegerá los archivos del PC de ataques de ransomware

Recientemente la palabra “ransomware” ha hecho mucho ruido en internet gracias a dos grandes ataques: WannaCry y Petya (incluso cuando, técnicamente, este último no es un ransomware). Microsoft quiere que Windows 10 no esté indefenso ante estos ataques y por ello incluirá una nueva medida de seguridad en Windows 10.

La compañía ha publicado una nueva versión de pruebas de la próxima versión de Windows 10, conocida como “Fall Creators Update”, en la que anuncian esta función.

El sistema operativo incluirá, por defecto, un nuevo lote de carpetas que estarán protegidas ante los cambios de aplicaciones desconocidas.

Este sistema de protección funcionará del siguiente modo: una vez activo, todos los archivos que sean almacenados en las carpetas no podrán ser modificados, eliminados o movidos por aplicaciones desconocidas.

Windows 10, además de contar con una lista negra de apps que serán automáticamente bloqueadas por la función, permitirá configurar una lista de aplicaciones en las que sí confías para modificar estos archivos. También podrás configurar exactamente qué carpetas quieres que estén protegidas.

Los ataques de ransomware están diseñados para “secuestrar” los archivos de un ordenador víctima y solamente desbloquearlos una vez que el afectado realice un pago, normalmente en bitcoins. Ataques como estos pueden paralizar por completo las actividades de una compañía o sencillamente tomar posesión de todos tus documentos, archivos y datos personales que están almacenados en tu ordenador. Si no pagas, no los recuperarás jamás.

Microsoft, además de mejorar su Windows Defender (incluyendo protección anti exploit), intentara proteger a los usuarios de su sistema operativo en esta época en la que cada vez se desarrollan más casos de ransomware masivos. Se espera que la próxima versión de Windows llegue en septiembre. [Microsoft vía Verge]