VIDEO: Presentación en Nueva York del Libro “Encrucijada y Futuro del Ser Humano”

Presentación del libro con Dennis Redmond, Greg Mello, Tony Robinson y Guillermo Sullings el 30 de marzo en el centro LGBT de Nueva York.

NUEVAREGION.COM · Libros · Nuevo Humanismo · por PRESSENZA.COM

En “Encrucijada y Futuro del Ser Humano”, se analiza la situación global en varios campos como: el desarme, el sistema financiero global, el medio ambiente, la democracia, los derechos humanos, la inmigración y los medios de comunicación, entre otros, e identifica una serie de propuestas que la sociedad civil podría desarrollar para evitar el abismo que se abre ante nosotros si las tendencias actuales continúan en la misma línea.

Video: Firma del libro de Guillermo Sullings en Nueva York


Fotos Aquí: https://goo.gl/photos/9wguEkAqmcqLitqb6


Texto de la presentación de Tony Robinson – Co-director de Pressenza.com

Me gustaría comenzar mi presentación con una importante confesión.

¡Traté de ser parte del sistema, realmente lo hice! Cuando tenía 17 años decidí unirme a la Real Fuerza Aérea, pero no me admitieron, a la edad de 19 años antes de ir a la Universidad trabajé en un banco privado en un paraíso fiscal británico y luego a la edad de 21 años , después de salir de la universidad, me presenté para ser un abogado corporativo en la ciudad de Londres, y no me admitieron tampoco! Así que  he tratado de deshacerme de mi inconveniente idealismo, pero de alguna manera el sistema no me quería.

En medio de todo eso, sin embargo, me inspiré en la Declaración Universal de Derechos Humanos y concretamente en la difícil situación de Nelson Mandela que estaba en ese momento en prisión en Sudáfrica. La gran injusticia de un pueblo sin derecho a votar me emocionó profundamente y quise hacer algo al respecto. Entonces me encontré con un partido político muy pequeño e insignificante con un puñado de miembros en el Reino Unido llamado el Partido Humanista, que hablaban sobre la igualdad de todos los seres humanos, la necesidad de crear un cambio social a través de la no violencia y acompañar ese proceso con un proceso simultáneo de cambio personal para resolver la violencia que uno sufre en las relaciones personales y en la sociedad en general. Hablaban de un nuevo sistema económico basado en la cooperación y no en la competencia y valoraban los derechos humanos, que en su primer congreso internacional tuve el gran placer de presenciar en Florencia, Italia. Adoptaron la Declaración Universal de Derechos Humanos como un Documento de fundación. Esto era lo que estaba buscando.

Este mundo que los humanistas querían, esta utopía, este paraíso, comparado con el mundo de hoy, es una imagen que ha estado trabajando dentro de mí desde entonces. Y hoy, esta imagen se ha vuelto aún más clara con la publicación del libro de Guillermo.

Un importante predecesor de este libro es el maravilloso análisis prospectivo escrito por Silo en su libro de 1994, “Cartas a mis amigos sobre la crisis social y personal en el mundo de hoy”.

Para citar ese trabajo, dice:

Los humanistas son internacionalistas, aspiran a una nación humana universal. Comprenden globalmente al mundo en que viven y actúan en su medio inmediato. No desean un mundo uniforme sino múltiple: múltiple en las etnias, lenguas y costumbres; múltiple en las localidades, las regiones y las autonomías; múltiple en las ideas y las aspiraciones; múltiple en las creencias, el ateísmo y la religiosidad; múltiple en el trabajo; múltiple en la creatividad.

Los humanistas no quieren amos; no quieren dirigentes ni jefes, ni se sienten representantes ni jefes de nadie. Los humanistas no quieren un Estado centralizado, ni un Paraestado que lo reemplace. Los humanistas no quieren ejércitos policíacos, ni bandas armadas que los sustituyan.

Pero entre las aspiraciones humanistas y las realidades del mundo de hoy, se ha levantado un muro. Ha llegado pues, el momento de derribarlo. Para ello es necesaria la unión de todos los humanistas del mundo.

El Movimiento Humanista en el que trabajé desde que se escribió ese libro hizo muchos intentos de humanizar la Tierra y todos ellos terminaron en fracaso. Y como el mundo parece ir de mal en peor con el paso del tiempo desde el final de la Segunda Guerra Mundial, a pesar de los enormes avances de la ciencia y la tecnología, no es de extrañar que muchos amigos idealistas se formaron en los años sesenta y en los ochenta han renunciado a intentar, resignándose a la impotencia frente a un sistema monolítico tan aparentemente fuerte: un complejo económico-militar-político y mediático que no muestra signos de liberar su control sobre el destino de cada ser humano en el planeta.

Y, por supuesto, no sólo los esfuerzos de los humanistas fracasaron. Las organizaciones contra la guerra, las organizaciones contra la pobreza y las organizaciones contra el cambio climático no han podido cambiar la dirección en la que se encuentra el mundo. Y como el sistema económico ha endeudado y empobrecido a las generaciones más jóvenes, tengo la sensación de que esta generación no tienen la energía de mantener su idealismo por necesidad de comer. A pesar de situaciones increíbles como el Movimiento de Ocupación, un movimiento de masas coordinado en Occidente no parece haber surgido, y un prometedor movimiento de 15M en España ha experimentado de alguna manera muchos reveses desde los éxitos iniciales en la arena política.

Es cierto que las mujeres han avanzado mucho en el disfrute de los derechos humanos en las últimas décadas, y en algunos países la comunidad LGBT también ha dado grandes pasos adelante, pero en términos de nuestras necesidades humanas básicas expresadas tan bien en la frase “vida , La libertad y la búsqueda de la felicidad “Creo que vamos hacia atrás. La generación de hoy es la primera que les resultará más difícil vivir que sus padres.

Guillermo en su libro analiza la situación en varios campos. Greg ha comentado varios aspectos. Pero Guillermo resume bien la situación cuando dice:

Los derechos humanos en general no serán respetados mientras un gran número de seres humanos estén sujetos a la discreción del poder concentrado. Nadie puede esperar que se respete el derecho a la vida, mientras que las guerras son una metodología de acción para quienes intentan dominar el mundo y mantener los beneficios del complejo militar-industrial. Nadie puede esperar que se garantice el derecho a un trabajo digno, a la asistencia sanitaria, a la educación ya la vivienda en una sociedad en la que el poder económico concentrado excluya a un número cada vez mayor de personas. Y nadie puede esperar que los derechos más básicos sean respetados mientras las sociedades permanezcan como espectadores pasivos frente a la falta de futuro de aquellos que buscan emigrar a otros países, estrellándose una y otra vez contra los muros del egoísmo y la indiferencia.

No podemos permitir que la manipulación de la subjetividad humana a través de los medios que funcionan como una función del poder económico continúe, ya sea que esta manipulación sea para fortalecer el consumismo de quienes alimentan sus ganancias, o para manipular al electorado y, de este modo, o para mantener a la población hipnotizada para que no se rebelen. Los avances tecnológicos en la comunicación son patrimonio de la humanidad y no pertenecen a unos pocos que se aprovechan de ella para manipular.

La devastación de los recursos naturales y el medio ambiente, el creciente desastre ecológico y la contaminación que afecta a la vida humana y natural son las consecuencias de la explotación irracional de nuestro planeta. Y todo esto es responsabilidad de la codicia del Capital y de la complicidad del gobierno.

Más concretamente en la sección sobre los medios de comunicación, Guillermo explica:

Anteriormente, un individuo estaba más a merced del sesgo de la formación que recibían a través de la educación, ya sea en el hogar familiar, en centros educativos o en ambientes religiosos, mientras que ahora un individuo se enfrenta a numerosas opciones y sienten que tienen mas libertad. Sin embargo, esta misma sensación de libertad que hace que las personas se sientan como los medios de comunicación es una ventana al mundo, una ventana a la vida, algo a través del cual pueden ver todo lo que existe y pueden optar por lo que prefieran, esta sensación lo convierte en una Víctima de una manipulación mucho más sutil. Porque cuando alguien se acostumbra a mirar por una ventana, ya no se fijan en la ventana, sólo ven lo que la ventana les permite ver, y ven esto como realidad misma y nunca cuestionan la ventana. Ellos sólo forman opiniones sobre situaciones que logran visualizar, por lo que aceptan esa opinión como propia.

Este análisis crea enormes problemas para los pequeños medios de comunicación independientes como Pressenza como se puede imaginar!

Es importante destacar lo que Guillermo concluye de esto:

Debemos entender que no será posible cambiar una parte sin cambiar todo, porque cada parte responde a la lógica del sistema mayor que contiene. No sirve de nada pensar en cada parte por separado con el fin de generar un monstruo como Frankenstein que sólo fue capaz de cobrar vida en la ficción. Es por eso que el proyecto de la Nación Humana Universal, aunque parezca paradójico, es más realista que proyectos que cambian sólo una parte e insertan en el sistema actual.

Pero ¿qué es esta Nación Humana Universal a la que tanto Silo como Guillermo se han referido? Guillermo lo describe bellamente como:

Un mundo sin fronteras, una Confederación de Naciones Humanistas, sin guerras, sin violencia, sin hambre, sin discriminación, con justicia social, con Democracia Real, con equilibrio ambiental, con solidaridad y sobre todo con un futuro abierto.

¿Quién aquí no se conmovió cuando oyeron tal descripción? ¿Quién aquí no es capaz de cerrar los ojos e imaginar un mundo así y sentir una fuerte emoción crecer en sí mismos al pensar en ello?

Para todos nosotros los activistas en el mundo, tenemos que comenzar a ver este cuadro más grande. Es imperativo que los activistas en todos los campos comiencen a intercambiar sobre el mundo que todos quieren, porque es sólo en este intercambio de corazón que los activistas antinucleares realmente entenderán que su lucha es la lucha de los derechos de las mujeres es la lucha para detener el cambio climático, es la lucha por gozar plenamente de los derechos humanos, es la lucha por una democracia real, es la lucha por tantas otras causas dignas e importantes por las que un cuerpo fragmentado de activistas está trabajando tan duro. Es también la misma lucha encontrar paz interior, es la misma lucha poder conectar con los aspectos más profundos de la existencia humana y es la misma lucha conectarse con una espiritualidad profunda y simple que se expresa como tratar a otras personas la forma en que desea ser tratado.

No extenderé esta presentación personal mucho más allá de decir que Guillermo ha rellenado con este libro mi idealismo, cuyo brillo empezaba a oscurecerse. Sus 120 pasos a la Nación Humana Universal no son fáciles y está claro que cientos y miles de pasos más pequeños son necesarios si queremos que esto suceda, pero dividiéndolo en pasos se puede ver un camino hacia la montaña. Y si recordamos nuestra propia historia, sabemos que los caminos históricos no van en línea recta y cuando menos lo esperan, el camino empinado abruptamente se aplana y se puede correr.

Recordemos que nadie en los años 80 predijo la caída del Muro de Berlín y el colapso del Imperio Soviético. Yo, por ejemplo, estaba bastante convencido, en 1985, de que todos estábamos condenados a morir en una guerra nuclear.

A pesar de los trabajos de esta semana en la ONU, este escenario todavía no está fuera de lugar, pero hay un camino hacia la Nación Humana Universal y mi profunda esperanza es que el valioso trabajo de Guillermo inspire a millones de personas a asumir esta tarea en un acto de convergencia solidaridad. Yo soy uno que estaré ahí para contribuir.

Gracias.


Greg Mello, Tony Robinson, Guillermo Sullings y Dennis Redmond (Foto David Andersson)


Intervenciones:
Greg Mello – Director Ejecutivo del Grupo de Estudio de Los Alamos en Nuevo México.

Desde 1989, la comunidad del Grupo de Estudio de Los Alamos ha brindado consistentemente liderazgo en desarme nuclear y asuntos relacionados. Su labor incluye la investigación y la beca, la educación de los encargados de la toma de decisiones, la provisión de un centro de información para periodistas, la organización, el litigio y la publicidad. Ponen especial énfasis en la educación y capacitación de jóvenes activistas y académicos.

Desde el 11 de septiembre de 2001, su labor ha colocado cada vez más las armas nucleares en el contexto de la agresión en el extranjero y la militarización de nuestra sociedad en el hogar.

Greg está actualmente en Nueva York para seguir los acontecimientos en la ONU, donde las negociaciones están en curso para escribir un nuevo tratado para prohibir las armas nucleares.

Tony Robinson – Co-director de la Agencia de Prensa Pressenza.

Ha estado activo en el Movimiento Humanista desde 1989 y ha trabajado para promover el cambio social y el cambio personal a través de una estrategia de no violencia activa en diversos campos como la política, el desarrollo en el extranjero, el desarme y el periodismo en este tiempo.

Tomando conciencia de las cuestiones del desarme nuclear en 2006, Tony se ha convertido en un defensor apasionado de la eliminación de las armas nucleares y la energía nuclear, participando en la Marcha Mundial por la Paz y la No Violencia de 2009 y aumentando la conciencia a través del espacio dado al tema en Pressenza, una agencia de noticias internacional especializada en periodismo por la paz y la no violencia.

Tony también tradujo el libro presentado hoy de español a inglés.

Guillermo Sullings – Economista y autor de “En la Encrucijada del Futuro de la Humanidad: los pasos hacia la Nación Humana Universal”

Guillermo Sullings nació en Argentina en 1954. Se graduó como contador público de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora. Desde su adolescencia ha sido un seguidor del Humanismo Universalista desarrollado por Silo, el autor sudamericano, guía espiritual y activista no violento.

En mayo de 2000, publicó el libro ‘Más allá del capitalismo: economía mixta’ como una propuesta para un sistema económico alternativo al capitalismo y al comunismo. Desde 2002, ha escrito varios ensayos sobre asuntos sociales, políticos y económicos y en 2003 fue candidato presidencial para el Partido Humanista en las elecciones argentinas. Posteriormente, Guillermo pasó tiempo calificando redes de activistas no violentos alrededor de América Latina.

Guillermo actualmente trabaja en el desarrollo de metodologías de la Democracia Real.

 


Fuente: Pressenza IPA
Presentación en Nueva York del Libro “Encrucijada y Futuro del Ser Humano”